En casa siempre se ha cultivado la viña, pero el último que elaboró vino en casa fue el bisabuelo, desde entonces en la familia nadie más volvió a elaborar. Nosotros hemos vuelto al origen, continuando allá donde lo dejó el bisabuelo.
Hemos fusionado el saber hacer de los antepasados con los conocimientos actuales. La combinación de ambas cosas nos permite hacer grandes vinos con el sabor y la emoción de antaño junto con la limpieza y perfección de hoy en día, vinos realmente peculiares y emocionantes.

El viñedo que da origen a este vino son viñas viejas de 70 años de edad, que se cultivan de la manera tradicional, sin añadidos químicos, sin productos estimulantes para la planta, solo la naturaleza y la mano del agricultor son los ingredientes de este cultivo.

Hemos recuperado antiguas formas de trabajar el campo que hoy han dejado de utilizarse y que son muy beneficiosas para la planta, aunque muy costosas de hacer, pero merece la pena.

Cultivamos buscando el equilibrio de la tierra y la planta, por ello nos regimos por fases lunares y los momentos más propicios para cada operación, tal y como lo hacían nuestros antepasados hace siglos, respetando los ciclos de la naturaleza.

Los vinos

Sexto Elemento
David & Golliath
La Royal
Respeto
Menú