fbpx
La historia y la importancia del mercado de L'Escuraeta de Valencia

La historia y la importancia del mercado de L’Escuraeta de Valencia

El mercado de L’Escuraeta tiene el sabor de la historia y de la tradición. Es, sin duda, uno de los mercadillos con más encanto de Valencia y visita obligada entre mediados de mayo y la festividad del Corpus Christi. Un espacio en el que hay una gran protagonista: la artesanía, en concreto, la alfarería.

Este mercadillo se instala en la plaza de la Reina, junto a la catedral de Valencia. Lo hace coincidiendo con la festividad de la Virgen de los Desamparados, que se celebra el segundo domingo de mayo. Pasear por el mercado de L’Escuraeta es casi como hacer un viaje al pasado, pero también es una magnífica oportunidad de adquirir objetos únicos de artesanía.

El origen del mercado de L’Escuraeta

Hablar del mercado de L’Escuraeta de Valencia es hablar de un fragmento de la historia de la ciudad. Su origen se remonta a los siglos XIII y XIV, a la época de Jaume I, ya en plena cristianización. En aquella época este era el lugar y el momento en el que los aprendices de alfareros exponían sus piezas para demostrar su buen hacer en el oficio y conseguir entrar a formar parte del gremio.

Con el tiempo, los gremios fueron perdiendo importancia, pero el mercado de L’Escuraeta de Valencia fue capaz de transformarse en el devenir de los siglos. Así, se convirtió en un mercadillo en el que se podían adquirir, sobre todo, utensilios de cocina, de ahí su nombre. Su fama se extendió y empezaron a llegar también habitantes de otros pueblos a comprar. Y así ha sido durante siglos hasta la actualidad

Tradición alfarera en el corazón de Valencia

El mercado de L’Escuraeta es, hoy en día, un recuerdo de aquella época de artesanos alfareros en los que el barro era un oficio y también un arte. Hoy en sus puestos se pueden encontrar objetos de todo tipo, desde aquellos de barro más tradicionales (vasijas, cuencos, platos, etc) a otros menos toscos de loza y cerámica.

Es cierto que los materiales modernos han sustituido al barro en las cocinas. Sin embargo, los platos tradicionales solo alcanzan su sabor tradicional cuando se cocinan como antiguamente, y ahí sigue estando el valor, tan apreciado por algunos, de las cazuelas y ollas de barro.

Ese es el caso de un plato tan típico de Valencia como el arroz al horno, un plato que antiguamente las mujeres preparaban en casa y llevaban en la cazuela de barro a la tahona más cercana para que lo cocinaran allí. En la actualidad, es el mercado de L’Escuraeta de Valencia uno de los mejores espacios para adquirir este tipo de cazuelas.

Sin embargo, si hay un objeto especial en el mercado de L’Escuraeta es la Campanita de la Virgen. Es una pequeña pieza con el yugo de madera o metal pintado en rojo y que tradicionalmente los niños hacían sonar durante los días que se celebra el mercado y también durante el Corpus. Era un regalo típico de los padres a sus hijos, una tradición que aún se mantiene, aunque ya muy diluida.

Manteniendo viva la tradición

Los tiempos han cambiado mucho, sin embargo, el mercado de L’Escuraeta de Valencia es mucho más que una curiosidad o un mercadillo como cualquier otro. Es un evento que mantiene viva una parte importante de la historia y de la tradición de la ciudad. Por eso, merece la pena hacer una visita cuando está montado a los pies de la catedral.

Si tenemos en cuenta además que la artesanía se ha hecho un hueco importante en tendencias decorativas, es una magnífica oportunidad de adquirir productos únicos y especiales para el hogar. En definitiva, son muchos los motivos por los que el mercado de L’Escuraeta es especial.

Entrada anterior
El no-negocio del pequeño comercio, ha llegado su hora

También te puede interesar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú